Panteón Civil

Panteón Civil ó Cementerio de Morelia

Cronología (Cementerios antes del Panteón Civil Actual)

Cementerios de Valladolid-Morelia, 1541-1895
Cementerios de Valladolid-Morelia, 1541-1895

Siglo XVI.- Se usaban como cementerios los atrios de los siguientes templos: San Francisco y San Agustín. El atrio de Catedral también se utilizaba como cementerio, así como la actual Plaza Ocampo y la parte norte del atrio actual de Catedral. Nótese que la catedral del siglo XVI era diferente a la actual y se encontraba más desplazada hacia el poniente de la manzana.

Templo de San Francisco, Templo de la Cofradía de La Tercera Orden y atrio del Cementerio de San Francisco, por Mariano de Jesús Torres.
Templo de San Francisco, Templo de la Cofradía de La Tercera Orden y atrio del Cementerio de San Francisco, por Mariano de Jesús Torres. El cementerio está rodeado por los dos muros en primer plano, en cuyo interior sobresalen árboles, los muros tienen cada uno una enorme puerta y pequeñas cúpulas de las capillas votivas.

Siglo XVII.- Se usaban para inhumar a los habitantes de la ciudad las criptas de varios templos, ello para españoles y gente pudiente, para la gente pobre, indios, negros y mulatos, se usaban los atrios de los templos, tales como los de Catedral, San Francisco, San Agustín, El Carmen, y La Merced.

Templo de San Agustín por Mariano de Jesús Torres. Al lado derecho se puede ver el mercado en primer plano, al fondo la barda atrial y los árboles del cementerio
Templo de San Agustín por Mariano de Jesús Torres. Al lado derecho se puede ver el mercado en primer plano, al fondo la barda atrial y los árboles del cementerio

1622.- 22 de julio, Fray Baltazar de Covarrubias, octavo Obispo de Michoacán, es el primer prelado en ser inhumado en la cripta para clérigos de la Catedral. Él mismo había ordenado su construcción, por formar parte de la antigua catedral y crearse antes de existir la actual, su ubicación es un secreto conocido por pocos.

1643.- La más terrible epidemia de viruela vista en la Nueva España desde la conquista, asoló a la población, lo que obligó al cabildo de Valladolid a decretar el cese de las inhumaciones dentro de la ciudad, debido a la saturación de los cementerios de los templos, habilitando para tal propósito el cementerio de San Juan. Una vez pasada la emergencia, la gente no quería acoger esta medida, ya que el cementerio del antiguo pueblo de San Juan de los Mexicanos, ahora barrio de indios de San Juan, ni siquiera contaba con un templo en forma, sino con una sencilla hermita franciscana. Para vencer la resistencia, se comenzó a construir un templo de cal y canto, que se concluyó en el año de 1696. Posteriormente y conforme se iba necesitando, el cementerio se amplió hasta casi abarcar toda la manzana.

Siglo XVIII.- Se siguieron utilizando los atrios de los templos de forma limitada y de forma regular el cementerio de San Juan.

Cementerio de San Juan en el plano de Morelia de 1857-1859. Nótese que en la manzana sólo se representan cruces y el pequeño templo.
Cementerio de San Juan en el plano de Morelia de 1857-1859. Nótese que en la manzana sólo se representan cruces y el pequeño templo.
Cementerio de San Juan en el plano de JM Bala. Es la manzana con el número 7 al centro de la imagen, se ven el templo y otras construcciones en la manzana, el resto tiene simbología de cruces.
Cementerio de San Juan en el plano de JM Bala. Es la manzana con el número 7 al centro de la imagen, se ven el templo y otras construcciones en la manzana, el resto tiene simbología de cruces.

Siglo XIX.- A los cementerios ya existentes, se añadieron los siguientes: el de San José (donde ahora es la preparatoria No. 2 de la UMSNH, Ing. Pascual Ortiz Rubio), que comenzó a funcionar en 1803 (aunque Juan B. Buitrón afirma que estaba en uso desde inicios del siglo XVII), y el de San Diego, que se habilitó en 1807 por los frailes dieguinos, actualmente en su lugar está una plazoleta rodeada de postes y cadenas, y abarcaba parte de la Plaza Morelos, específicamente la parte norte.

Cementerio de San Juan en el plano del Lic. Juan de la Torre de 1883. La simbología de cruces es densa en este plano.
Cementerio de San Juan en el plano del Lic. Juan de la Torre de 1883. La simbología de cruces es densa en este plano.

1833.- El cólera ataca el país, por lo que se volvieron a usar los atrios de los templos para la sepultura, pero sobre todo se ampliaron los siguientes: el de San José, San Juan y San Diego. El de San Juan se abarrotó de cuerpos debido a la gran mortandad por la peste de cólera, llamada posteriormente ‘El Cólera Chico’, ya que en…

Cementerio de San Juan en el plano de 1898. Para esta fecha el cementerio estaba en desuso, está marcado con el numeral XVI. Hay simbología de cruces, pero es menos densa.
Cementerio de San Juan en el plano de 1898. Para esta fecha el cementerio estaba en desuso, está marcado con el numeral XVI. Hay simbología de cruces, pero es menos densa.

1849.- La peor peste de cólera de que se tenga memoria azotó la nación, debido a la gran cantidad de cuerpos que había que sepultar se habilitó otro cementerio de indios para ello, éste cementerio estaba en desuso ya que el pueblillo al que servía, conocido como el barrio de Santa María de los Urdiales, se había despoblado a principios del siglo XIX. Dicho cementerio estaba al final de la calzada de los Urdiales, actual calle de Guadalupe Victoria, el terreno habilitado como cementerio estaba ubicado entre la actual Av. Héroes de Nocupétaro y la Av. Santos Degollado. Para evitar el contagio por lo que se creía eran las miasmas (emanaciones) insalubres, se clausuraron todos los cementerios interiores: La Merced, El Carmen, el de Catedral, San José, San Francisco, y San Agustín. Esta medida se vio interrumpida al cesar la emergencia. Según Juan B. Buitrón, en septiembre de ese año se sacaron muchos cuerpos del cementerio de San José, durante varias noches, para poder clausurarlo, los cuerpos se trasladaron a San Juan, San Diego o Los Urdiales.

1850.- 04 de Abril, Don Juan Cayetano Gómez de Portugal, vigésimo primero Obispo de Michoacán y primer Cardenal Mexicano, es el último clérigo en ser enterrado en la cripta de la catedral. Desde entonces, no se ha vuelto a utilizar dicha cripta subterránea, de la cual se desconoce su extensión y ubicación actuales.

1859.- Por ley se decreta la secularización de los cementerios, es decir, todos los camposantos del país pasaron a ser administrados por el estado. Ésta fue la última y definitiva ocasión en que se clausuraron los cementerios interiores, y también se clausuró el de San Diego. Excepto La Merced, todos los cementerios del clero se transformaron en plaza, jardín o atrio sin adorno. Quedaban en la ciudad dos cementerios: San Juan y los Urdiales.

Templo de San Diego por Mariano de Jesús Torres, se ve el muro del cementerio y los cipreses sobresaliendo del mismo
Templo de San Diego por Mariano de Jesús Torres, se ve el muro del cementerio y los cipreses sobresaliendo del mismo

1885.- Debido a su reducido tamaño, y a lo impráctico que resultaba usarlo, se clausuró el cementerio de los Urdiales el 8 de octubre de este año, para esta fecha el nuevo cementerio de la ciudad ya estaba en condiciones de recibir cuerpos, aunque le faltaran detalles y no estaba inaugurado. La resistencia inicial que hubo para inhumar cuerpos en el nuevo cementerio, que parecía estar lejísimos para los habitantes de Morelia de aquella época, se venció a partir de que en 1892 una peste de viruela hizo necesario contar con un lugar más propio para las inhumaciones, sumado al agotamiento de las otras opciones, como San Juan y los Urdiales.

Cementerio de San Juan en el plano de Justino Fernández de 1934. Para ese entonces el cementerio ya tenía casi 40 años de haberse clausurado y había otros edificios en la manzana.
Cementerio de San Juan en el plano de Justino Fernández de 1934. Para ese entonces el cementerio ya tenía casi 40 años de haberse clausurado y había otros edificios en la manzana.

1894.- Último año en que estuvo en funciones el cementerio de San Juan. El 31 de diciembre de este año recibió el último cuerpo, dejó de funcionar para inhumaciones y para la década de los 1930s, el terreno se había fraccionado y transformado, entre otros usos, en internado de los hermanos salesianos.

Cronología del Panteón Civil de Morelia

1883.- Ramón Ramírez, dueño de la Hacienda de la Huerta, donó seis hectáreas ociosas de su propiedad (despectivamente llamas “El Huizachal”), ubicadas al poniente de la ciudad, entre la Hacienda del Molino de Parras y el cauce del río Grande de Morelia, para crear un nuevo cementerio para la ciudad. El desplante del lugar fue realizado por el Ing. Roth, mientras que el proyecto arquitectónico de la fachada fue creación del Ing. Guillermo Woodon de Sorinne. Pasaron dos años para que el panteón fuera funcional por lo menos en lo más básico.

1892.- Se comenzó a edificar el panteón, su barda perimetral, sus oficinas calzadas, etc.

1894.- Comenzó a dar servicio con algunas carencias y sin ser todavía inaugurado en forma oficial.

1895.- Por fin se inauguró de forma oficial el Panteón Civil de Morelia, el primer difunto en ser registrado en los libros fue el cadáver de D. Luis Lémus Olañeta, Contador y Corredor.

Izquierda: cementerio en un plano de 1898, derecha: área resaltada en una fotografía satelital de 2010.
Izquierda: cementerio en un plano de 1898, derecha: área resaltada en una fotografía satelital de 2010.

1900.- Se amplió el área ocupada por el panteón municipal, hacia el rumbo Oriente.

1905.- Se inaugura el monumento mortuorio del Illmo. Monseñor José Ignacio Árciga Ruiz de Chávez, segundo Arzobispo de Michoacán. Actualmente se le conoce como la Capilla del Panteón.

Monumento a Monseñor Árciga, hoy capilla del Panteón
Monumento a Monseñor Árciga, hoy capilla del Panteón

1919.- J. Pascual solicitó autorización para la construcción de un horno crematorio en el Panteón Municipal, el 22 de mayo se autorizó con el proyecto del Arq. Grombini.

1945.- Se amplió el área ocupada por el panteón, hacia el rumbo sur.

Izquierda: panteón en un plano de 1941, a la derecha: área resaltada en una imagen satelital de 2010
Izquierda: panteón en un plano de 1941, a la derecha: área resaltada en una imagen satelital de 2010

1955.- Se amplió por última vez el área ocupada por el panteón, ahora hacia el Poniente.

Izquierda: panteón civil en un plano de 1970, a la derecha: imagen satelital con el panteón en 2010
Izquierda: panteón civil en un plano de 1970, a la derecha: imagen satelital con el panteón en 2010

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *